Eventos

Africa en América concluyó con música, cuentos y aprendizajes

La segunda mitad de mayo fue testigo de gran parte de la programación del festival África en América 2017, un esfuerzo de la Alcaldía de Panamá, en colaboración con el BID y Banesco, por reconocer y visibilizar los aportes de los descendientes de africanos a nuestro país y al continente. El mes que arrancó con actividades en las comunidades de Pedregal, Curundú y Chilibre, se trasladó el 17 de mayo a la Alianza Francesa para la inauguración de la exposición “El cimarrón y su fandango: El desconocido mundo del negro afromexicano”, de la fotógrafa mexicana Mara Sánchez Renero, una contribución de la Embajada de México al festival.

A través de su lente, se nos reveló una ventana hacia la —históricamente invisibilizada— presencia africana en México; la herencia de uno de cada 100 mexicanos, según estadísticas gubernamentales, cuyo aporte ha permeado la gastronomía, la música y así como el ámbito político del país. Estas gentes, concentradas en la costa occidental y el Golfo de México, nos trasmiten una tradición rica en simbología desde la mirada de Sánchez Renero, quien busca enaltecerla. El cimarrón, el negro indomable que lucha por su libertad, y su fandango, que es a la vez fiesta, historia, ritmo y fuerza, resurgieron en el istmo, reflejando los lazos de hermandad que teje la historia africana compartida de países físicamente distantes entre sí.

A este homenaje visual le siguió el momento más esperado del mes, una fiesta de música y danza en vivo que se extendió el sábado 20 de mayo desde el mediodía hasta pasada la medianoche. “África en América: El Concierto” celebró el aporte de los afrodescendientes a la música y baile del continente americano con la participación de artistas panameños e internacionales. Entre ellos, Séptima Raíz, I-Nesta, Idania Dowman, Grupo Amistad y Los Beachers, así como Manuel Monestel y Cantoamérica de Costa Rica, Creole Group de Colombia y la legendaria Dixie Band de Haití. Los cinco mil asistentes que se dieron cita en la Arena Roberto Durán bailaron y corearon los temas a lo largo de la tarde y noche, solo tomándose pausas para saborear los variados platillos que ofrecían los puestos de la vereda afroantillana. Como parte de la actividad se realizó un homenaje a los calipsonians Lord Panamá, Ringing Bell y Leslie George, por sus aportes a la música del caribe istmeño, así como al chef Francisco “Fansó” Small, por sus contribuciones a la gastronomía afropanameña.

El calendario del festival continuó el lunes 22 de mayo, con el foro académico “Negritud Panameña: Resistencia, resiliencia y reconocimiento”, cuyo propósito era generar nuevos conocimientos, intercambios académicos, debates y una plataforma para la reflexión profunda. El mismo se extendió hasta el 24 de mayo y contó con la participación de estudiantes, académicos, periodistas y público general. Durante las tres jornadas expusieron especialistas en distintas disciplinas, como sociología, antropología, lingüística, derecho, música, literatura, ciencia y folclor. Además se proyectó el documental Enmienda XIII (2016), que analiza la criminalización de los afroamericanos y el boom de las cárceles en EE.UU.; participó en un conversatorio la reina congo de Curundú, Marcia Rodríguez y se llevó a cabo un un homenaje póstumo a la profesora e intelectual afropanameña Aminta Núñez.

África en América concluyó en el Paraninfo de la Universidad de Panamá, con una velada que se inició con un recorrido a través de distintos puntos con asentamientos de negros, partiendo desde el Pacífico colombiano y atravesando el océano hasta África, para luego regresar a Estados Unidos, Cuba y Panamá. “Los cuentos del tío Guachupe”, del narrador oral Harry Guerrero, llevaron al público en este viaje por medio de las historias afro y la música de origen negro que caracteriza a cada uno de estos sitios.

Al cuentacuentos le siguió un concierto presentado por la Alianza Francesa, a cargo de la agrupación INSULA, que fusiona la música de Martinica y de Argelia; el jazz caribeño con la música árabe-andaluz. Sobre el escenario se explayaron los talentos del pianista, autor, compositor e intérprete martiniqués Maher Beauroy y el músico-musicólogo franco-argelino Radha Benabdallah, así como el percusionista y artista pluri-disciplinario francés Marc Pujol.

La intervención musical cautivó al público, demostrando la influencia que ha tenido África en la música a nivel mundial. Al mismo tiempo, entre las melodías transpiraron los principios del revolucionario y filósofo martiniqués Frantz Fanon, cuya obra fue de gran influencia en los movimientos revolucionarios de los años 1960 para la descolonización, y cuyas ideas son el eje central de lo que propone INSULA: la igualdad entre los hombres, entre los pueblos y entre las culturas.

Leave a Comment